Clubes

LA ABUELITA Y SANTA FE: UN AMOR PARA TODA LA VIDA

Arminda Rojas, la abuelita de Santa Fe, cuenta entre risas uno de los momentos más preocupantes de su vida. Hace 7 años, por culpa de los chicharrones que comía y la adicción al cigarrillo, según cuenta, le dio un preinfarto y en la clínica Miocardio tuvo un operación a corazón abierto. Sin embargo, ella estaba más preocupada por el doctor que la operó, pues era hincha de Millonarios. Clamando le dijo antes de entrar al quirófano, “Yo sé que usted es hincha de Millonarios, pero no me vaya a dejar morir. Sálvame que yo quiero ver otra vez a Santa fe campeón”. Después de la cirugía lo ha visto campeón ocho veces. 

Su vida es paralela a la de Santafecito, así llama ella al equipo de sus amores, pues nació en 1940, un año antes que el club. Ha estado presente en todos los títulos, pero el que más recuerda fue en 1975. El partido definitivo era contra Independiente Medellín en el Atanasio Girardot. Ella no podía faltar. Sin embargo, un día antes del partido, Don Luis, su esposo, no se quedó a dormir en la casa y ella de la rabia no le habló, pero no cayó en cuenta que él tenía los tiquetes de avión y el boleto para ir a Medellín. Entonces le tocó vivir el partido desde la distancia, mientras su esposo disfrutaba el título en el estadio, uno de los pocos partidos que no fue con él, su compañero que de mil batallas, era una pasión que compartían en pareja. Ahora le toca ir al estadio con Santiago, uno de sus nietos, porque Don Luis falleció hace 12 años. Sin embargo, honra a su esposo yendo cada vez que juega Santa Fe en El Campín. Su pasión no para.

A sus 79 años ha conocido todos los estadios del país gracias su equipo. Advierte que su memoria le falla un poco, pero recuerda todos los jugadores que han pasado por el club. En su casa, tiene más de 300 objetos valiosos para ella, pero hay uno que lo guarda de manera especial. El 2015 fue un año especial, Santa Fe se coronó campeón de la Copa Sudamericana, pero lo más importante fue la que vivió tiempo después. Omar Pérez, para muchos el mayor ídolo del club, le regaló una camiseta de Santa Fe firmada por todos los jugadores del plantel. La invitaron a un entrenamiento habitual, pero no se esperó semejante sorpresa, entre aplausos de todos los integrantes del club le dieron el mejor regalo de su vida. “Me ofrecieron hasta un millón de pesos por esta camiseta, pero no la vendo por nada del mundo”, dijo La Abuelita, como la conocen los hinchas, mirando la camiseta con un especial amor. 

Tiene 12 nietos de sangre, pero gracias a Santa fe es abuelita de millones de hinchas. Sus familiares tienen cuidado cuando programan una reunión, desde una cena hasta un matrimonio, porque si juega Santa Fe saben que la cabeza de la familia va a estar en el estadio. Ella puede tener malestar durante  toda la semana, pero cuando llega el momento de ir al estadio de forma milagrosa se restaura. Así que si usted va a un partido de Santa Fe y ve a una señora de edad vestida desde la cabeza hasta los pies con el rojo y blanco de su club, no dude en saludar a La Abuelita de Santa Fe.

Más artículos

Leave a Reply